8 de Marzo: Beata Petra y su tiempo

8 de Marzo: Beata Petra en Femenino

Todos los 8 de Marzo hemos recordado a Beata Petra como mujer y la hemos situado en su época.

Este año el 8 de Marzo, día de la Mujer, está teniendo más repercusión que otros años por lo que en lugar de hacer una pequeña entrada en Redes Sociales este año nos hemos decidido por realizar un artículo.

El día 8 de Marzo es el día dedicado por la Comunidad Internacional a reivindicar el Orgullo de ser Mujer, es el día en que se desea recordar los logros conseguidos por la sociedad en la dignificación de las Mujeres y un día para recordar a aquellas que son desposeídas de esa dignidad.

En este contexto queremos recordar y situar a Beata Petra de San José  en su tiempo. Fue definida como “Mujer de Corazón de fuego” por Juan Pablo II cuando fue Beatificada el 16 de Octubre de 1994. Es esa condición de Mujer que lucha por su destino, en un tiempo que no la acompañó, lo que engrandece aún más el Apostolado y Trabajo por los más desfavorecidos que realizó Beata Petra de San José.

Beata Petra y su época

Madre Petra de San José nació en 1845 y le tocó vivir la situación de la mujer en la segunda mitad del s.XIX y los primeros años del s.XX.

Os Adjuntamos cinco tips a los que Madre Petra tuvo que hacer frente por ser mujer:

Romper un compromiso formal aceptado por las familias era casi imposible para una mujer.

Beata Petra sintió la llamada de Dios estando prometida, en una época donde una mujer no podía romper un compromiso, fue la Providencia la que facilitó una desavenencia familiar que permitió a la futura Fundadora romper ese compromiso.

Antes de tener claro que su vida debía estar dedicada a los Desamparados Beata Petra que respondía al nombre de Ana Josefa hacía la vida normal de cualquier joven. Ana Josefa festejó con un joven pero la rivalidad política de las dos familias hacia imposible la unión de esta.

Romper un compromiso suponía una repulsa social, la mujer tenía que ser avalada.

Romper un compromiso suponía una repulsa social, al menos para contraer matrimonio, es por eso que la familia valedora de su padre, los Condes de los Corbos insisten en avalarla ante un nuevo pretendiente.

Beata Petra ya sintió en ese momento que ese no era su camino y declino la oferta.

Es criticada y señalada por no encajar en el prototipo de mujer.

Se retiró de la vida social, empezó a practicar la caridad de forma activa: por las noches, junto con su hermano Juan repartía alimentos entre las familias menos favorecidas del valle y acudía reiteradamente a la iglesia. Rechaza la idea de prometerse.

Todo esto hace que se comente y se critique su actitud, hasta el punto que su padre le prohibe realizar obras de misericòrdia. Beata Petra tendrá que insistir mucho a su padre y estará obligada a ir acompañada de su hermano.

No es libre para escoger su camino.

Su padre le prohibirá ordenarse religiosa por lo que tendrá que esperar a su muerte para poder hacerlo. Algunas de sus compañeras tomarán los hábitos a escondidas de sus familias e incluso serán obligadas a regresar al hogar familiar contra su voluntad.

La dificultad que quizás nos llame hoy más la atención es el hecho que Madre Petra no pudo dedicarse plenamente a la vida Consagrada hasta que su padre falleció, ya que no tenia la autorización de este. Esto que nos parece muy extraño era habitual entonces, una mujer no podía decidir su destino aunque estuviera junto al Señor. Cuando Madre Petra ingresa, en un principio, en la Congregación de las Mecedarias una de sus amigas y compañeras en el trabajo de apostolado y Caridad que realizaban conjuntamente hasta ese momento, Francisca Bravo, no obtuvo la autorización de sus hermanos y tuvo que regresar a la casa familiar. Aunque posteriormente si se añadiría al apostolado de Beata Petra, y su amiga Rafaela tuvo que esconderse en el Convento de San Carlos de la Congregación para ocultárse de su familia que la reclamaba de vuelta.

Genera desconfianza la cantidad de Peregrinos atraídos al Real Santuario de San José de la Montaña.

La Gran Devoción que genera el Santuario en Barcelona no será entendido en un principio por el obispado de la Diócesis. Es un santuario nuevo, construido por una congregación nueva de mujeres venidas desde otra diocesis. La Fe incuestionable de Beata Petra que pedirá intercesión al Papa, y el imparable río de Peregrinos Devotos de San José de la Montaña apaciguarán las dudas iniciales.

Beata Petra y Madres de Desamparados

Recordad que sois madres 8 de marzoBeata Petra fue mujer y fundó una Congregación de Mujeres para ayudar a los Desamparados. Son Madres con Casas en varios continentes.

La Congregación se fundó bajo el amparo de Madre de Desamparados para remarcar la importancia de las madres y mujeres. Un tiempo después se añadió la devoción a San José como ejemplo de Compañero de María y Padre de Jesús.