san josé cuaresma + cuarentena
San José en cuarentena y cuaresma
San Jose de la montaña en procesión barcelona

San josé en cuarentena

Este año San José cobra más fuerza que nunca.

A pesar de la sensación de vacío que nos invade al no poder ir al Santuario San José de la Montaña y participar de la fiesta que hubiera sido hoy, la reflexión intima que nos obliga la situación de cuarentena nos hace acercarnos más a la figura de San José.

San Jose de la montaña en procesión barcelona

Es precisamente en momentos como estos; en los que las circunstancias de la vida nos lleva por caminos poco esperados y en muchos casos tristes, duros y llenos de dudas; los que la figura de San José como ejemplo de valentía y responsabilidad tiene más sentido que nunca. Su actitud y actos ante las circunstancias que le tocó vivir son un modelo de fortaleza que nos inspira a todos estos en estos días.

¿Fue San José el primer místico ?

San José es el Santo del silencio, de la reflexión interna y es el Santo de la acción. San José no nos deja grandes palabras, nos deja grandes actos de valentía: el SI a María es sin duda el más lleno de coraje de todos los que tuvo que hacer. San José es un modelo en este tiempo de Cuaresma y Cuarentena, es un modelo de introspección, de sacrificio y de vida oculta.

Cuarentena y Cuaresma tienen la misma raíz

La Providencia ha hecho coincidir este periodo de Cuarentena con la Cuaresma. A nadie se le escapa el origen etimológico de las dos palabras, quizás sea un buen momento para los cristianos utilizar la cuarentena para realizar un trabajo de cuaresma en profundidad.

CARIDAD, AYUNO Y ORACIÓN: Estos tres aspectos definen la Cuaresma y tienen más sentido que nunca en periodo de Cuarentena.

La Caridad es sin duda lo que nos define como cristianos, amar a los demás implica ayudarlos con sus dolencias y pesares. El Evangelio está lleno de parábolas de ayuda a los demás, y la vida de San José fue un constante apoyo a Jesús y María. Que en este tiempo de Cuarentena la ayuda a aquellos que nos rodean y a los que muchas veces no prestamos atención sea la norma: desde ese vecino que le cuesta ir a comprar alimentos, a esos padres que no disponen de todos los recursos tecnológicos para ayudar a sus hijos a simplemente intentar no propagar el virus tienen que definir nuestra imagen de cristianos. Seguro que tienes a tu alrededor a más de una persona a la que puedes ayudar con una simple llamada de apoyo.

El Ayuno nos abre el camino de la reflexión interior, nos hace acercarnos a lo más profundo de nuestro corazón. Fano tiene un dibujo muy divertido para explicar la Cuaresma, un corazón con un cartel clavado: Cuaresma, corazón en reformas. Esta Cuarentena nos brinda a muchos, otros muchos tienen que trabajar el doble para ayudarnos, a reposar y por lo tanto a darnos espacio para la reflexión. Tanto tiempo en casa con nuestros hijos también nos permite reflexionar con ellos, escuchar y hablar según su edad, es un camino para conocerlos a ellos y para acompañarlos en el camino que los acerque a San José y a Jesús.

La oración, la conversación con Dios es el camino que encontramos cuando dando a los demás y reflexionando sobre nosotros nos abrimos a Él. Hablar con Dios es lo que nos da fuerzas para enfrentarnos a los pasos duros de la vida, es lo que ayudó a San José a entender a María y seguirla con un SI ensordecedor. Hablar con Dios en estos momentos nos llenará de la esperanza, fuerza y tesón que necesitamos y necesitaremos. Los cristianos más que nunca tenemos que invadir nuestra sociedad del espíritu de la Cuaresma.

Esta entrada también está disponible en: Catalán Inglés

Posts Relacionados