San Jose de la montaña coronado b y n

En 1913 ya surge la idea de coronar la imagen de San José de la Montaña.

Unida a la Congregación de Madres de los Desamparados, es la Pía Unión Primaria (actualmente Asociación de San José de la Montaña) la que le da impulso animada por una fuerte petición popular “ El más Santo entre todos los santos merecía ser ensalzado con el más alto grado: Ser Coronado

En el congreso Mariano-Montfortiano, celebrado en Barcelona en 1918, la Pía Unión insinúa que apoyen y haga suya la idea de la coronación canónica de la imagen de San José de la Montaña, a ser posible en 1920 coincidiendo con el 50 aniversario de la proclamación de San José como Patrono de la Iglesia Universal.

Algunas de las razones que fundamentaban esta petición eran las siguientes:

* Por ser el hombre de confianza de Dios, ya que había puesto en sus manos la custodia de Jesús y María.

* Por ser esposo de María y padre legal de Jesús.

* Por participar activamente en el plan salvífico de Dios protegiendo a Jesús.

* Por ser un hombre justo, humilde, sencillo, trabajador, con una fe inquebrantable y una fidelidad absoluta en llevar a cabo la misión encomendada.

* Por ser el hombre del silencio elocuente cautivando a todos con su testimonio de vida.

 

Finalmente en Enero de 1921 el Papa Benedicto XV decreta la coronación canónica de San José de la Montaña. La fecha elegida para el gran acontecimiento es el 17 de abril de 1921. Se pide a los devotos del santo colaboración para elaborar la corona encargada al orfebre Enrique Sánchez, el oro, las joyas y piedras preciosas donadas por tantos josefinos de todo el mundo consiguen que el artista elabore una pieza única y espectacular, con una delicadeza extraordinaria.

En Julio de 1936 el Santuario es incendiado y la corona robada. En 1940 se recupera y San José es Re-Coronado el 21 de abril de 1942.

Celebremos pues, no sólo un acontecimiento, sino la figura cercana y sencilla de S. José, profundicemos en su vida, imitemos su fe y confianza en Dios, aprendamos de su humildad y saber estar en el puesto que le correspondía y como decía la gran enamorada de S. José, Madre Petra: “Acudamos a él con fe y confianza que todo lo puede”

objetos de devoción
estar informado sobre el año del centenario

Entradas relacionadas

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.