DAR LA MANO A SAN JOSÉ

Presentación de Niños y Niñas a San José

De llevar el Niño al Templo para purificarse a llevar a tus hijos para que confíen en San José.

La Ley de Moisés mandaba que el hijo mayor de cada hogar, o sea el primogénito había que rescatarlo pagando por él una limosna en el templo.

San José llevo a su Hijo al Templo, sacrificó animales y se purificó. ¿pero de que se purificó? El SI de San José al Si de María eran muchos sies, eran el principio del cambio que Jesús adulto nos iba a enseñar: era Si a un Dios que hablaba con todos y que no consideraba a nadie impuro para dirigirse a él.

Hoy cuando los josefinos del mundo presentan a sus hijos e hijas en el “Templo” lo que hacen es enseñarles a confiar en Dios. Los  Josefinos enseñan a sus hijos a dar la mano a San José para que como padre adoptivo Jesús, también lo sea nuestro.

Dar la mano a San José es saber que su forma de vivir, sus actos, corresponden con un hombre sabio, lleno de paciencia y amor. Llevar tus hijos al “Templo” es llenarlos del Amor de Dios. Es enseñarles a tomar a San José como modelo y que pueden confiar en él.

Pero la presentación a San José también es un acto de fe de los padres. Los Padres tienen en San José un modelo de hombre, padre y esposo. Como hombre fue un compañero fiel y leal, capaz de seguir a María en su camino, apoyándola y escuchándola para que la fe de ella le guiara a él también.

Entradas relacionadas

Preferencias
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.